El storytelling es una estrategia de comunicación que te posibilita una mejor conexión con los usuarios y una mayor atracción hacia tus productos.

Es una forma de contar historias sencillas que busca impactar, interpelar, emocionar y sobre todo quedarse en la memoria de la audiencia.

A través de la construcción de un relato atractivo podés integrar la historia de tu empresa, las metas y objetivos. Así, el comprador podrá conocer qué valores tiene la marca, sentir empatía y ser movilizado a la acción: comprar tu producto.

Podrás aplicar este recurso en un vídeo, un artículo de blog, en contenido para redes sociales o cualquier formato que elijas.

Impulsá tu negocio en 5 pasos con
técnicas de storytelling

1) Descubrí una voz propia y única

¿Cómo querés posicionar tu marca? ¿Con un tono serio o informal? Elegí un color de voz y el lenguaje que va a definir la identidad de tu negocio. Podés ayudarte respondiendo estas preguntas:

» ¿Quién es la persona que cuenta la historia?

» ¿Cómo habla? ¿Utiliza palabras formales o descontracturadas?

» ¿Cómo actúa cuando necesita ayudar al otro?

2) Describí el perfil del cliente que recibirá tu historia

Ahora que ya definiste quién sos y cómo sos, te proponemos que describas y reconozcas el público al que te dirigís para crear tu historia.

» ¿Quién es tu potencial cliente?

» ¿Cuáles son sus gustos e intereses ?

» ¿Cuáles son las actividades más comunes que realiza?

» ¿Cuál es su nivel de instrucción?

» ¿Qué tipo de información consume y de qué forma?

» ¿Cuáles son sus objetivos, dificultades y desafíos?

3) Elaborá un relato. Adaptalo si crees que es necesario

Una misma historia puede ser contada de diversas formas y transmitir mensajes diferentes, según el contexto y la forma en que sea narrada. Por ejemplo, podés contar la historia de tu marca a través de un eje cronológico, a través de sus valores o resaltando las metas a futuro. Elegí qué deseas contar, cómo y por qué. Podés guiarte por la estructura clásica: presentación, desarrollo y desenlace.

Sé flexible. Utilizá el método prueba y error y si el contenido que creaste no alcanza los resultados esperados intentá contarlo de otra forma.

4) Mantené una cohesión narrativa

Una narrativa sólida e integrada garantiza que tu audiencia se conecte con tu marca, que la reconozca en sus distintas formas de aparición, que empatice con ella y con el tiempo genere fidelidad.

5) Sé auténtico siempre

Este paso debe estar en tu mente durante todo el proceso narrativo. Tu historia tiene que ser real y auténtica. Aunque se parezca a la de muchos otros, encontrá aquello que la haga especial y memorable.


¿Te sirvió esta nota? ¡Compartila ahora!