Para optimizar la gestión de tu tienda online es fundamental saber qué es el Retorno por Inversión y cómo se calcula. Te damos las claves para que aprendas a usarlo.

Una de las ventajas de vender en una tienda online de Mercado Shops es que podés medir el resultado de todas y cada una de las acciones y campañas de marketing que llevas adelante. Y en ese sentido, una de las métricas más relevantes que debés tener en cuenta al momento de analizar tus inversiones es el ROI.

ROI es una sigla en inglés que significa “return over investment” y se traduce al español como “retorno de la inversión”. Conocerlo te permitirá identificar la efectividad de tus inversiones en marketing y optimizarlas para conseguir mejores resultados.

Para ayudarte a comprender qué es el ROI y a usarlo correctamente, en esta nota te enseñaremos cómo calcularlo con un ejemplo práctico y te daremos algunos consejos que te permitirán tomar mejores decisiones en las estrategias de venta en tu tienda online.

Cómo calcular el ROI

Existen distintas formas para que averigües el ROI de tu tienda. Los números que incluyas en las fórmulas pueden ser reales o estimados (por ejemplo si te interesa iniciar una nueva estrategia). Ahora bien, para obtener esta cifra hay varios caminos posibles. El cálculo más simple consiste en resolver la siguiente operación matemática:

Después de que hayas llevado a cabo esta operación, si el resultado es positivo significa que tus campañas te dejaron ganancias. En cambio, si te da negativo, quiere decir que estás teniendo pérdidas y te convendría revisar y optimizar tus acciones.

Cómo calcular el ROI: un ejemplo numérico

Para que puedas comprenderlo mejor, aquí te planteamos un ejemplo claro. Imaginá que lograste $600 de ganancia y que tu inversión fue de $100. En este caso, la operación por trazar sería:

En este ejemplo ilustrativo, el Retorno de la Inversión fue de 5 veces la inversión inicial, es decir que por cada peso que invertiste, obtuviste cinco de vuelta. También podés multiplicar el resultado por 100 para obtenerlo en porcentaje (en este caso, 500% de retorno).

Algunos usos alternativos del cálculo

Además de descubrir si tu negocio está generando ganancias o pérdidas, con esta fórmula podrás estimar qué tipo de campañas debés elegir sobre la base de su rendimiento. Por ejemplo, si una llevada adelante en Facebook Ads da un ROI de 5% y otra realizada en Google Ads arroja un resultado de 7%, sería conveniente que concentres tus inversiones en la segunda.

Sin embargo, a veces no resulta tan sencillo tomar decisiones a partir de este número. Imaginá que invertís $400 en una campaña de Google Ads y $4000 en la creación de artículos para atraer nuevos usuarios. En este caso, el panorama es el siguiente:

La segunda operación da negativa, lo que significa que esta estrategia te genera pérdidas. Un pensamiento común sería: “Dejo de invertir en producir contenido y dedico todos mis esfuerzos a la otra campaña que me dé ganancias”. Sin embargo, la cuestión no es tan simple. Un cliente adquirido mediante Google Ads podría no repetir sus compras en el mismo lugar. Por lo tanto, no solo debés tener en cuenta el factor de la cantidad, sino también el de la calidad.

De este modo, sería recomendable que cada vez que resuelvas la fórmula del ROI combinés la cifra obtenida con datos específicos de Google Analytics. Así podrás darte una idea más exacta de quiénes son los usuarios que estás atrayendo y qué tipo de estrategias te conviene llevar adelante.

Ahora que ya conocés qué es el ROI y sos consciente de su relevancia podrás comenzar a realizar esta ecuación para optimizar tus inversiones. El análisis de los datos te proporcionará una visión más completa de tu negocio y, por consiguiente, te permitirá generar más ventas.


¿Te sirvió esta nota? ¡Compartila ahora!