Desde los requisitos técnicos hasta el etiquetado final, te mostramos paso a paso cómo embalar tus productos para que lleguen impecables a destino.

El paquete es el primer contacto que tiene el comprador con tu producto, y en este caso, las primeras impresiones cuentan. ¡No dejar nada librado al azar es la mejor forma de asegurarse compradores contentos!

Mirá el video para estar al tanto de todos los detalles

El embalaje es un engranaje fundamental de la experiencia de compra. Tené en cuenta estos cinco factores para convertirte en un as del oficio, y dejar tu huella desde el minuto cero.

mide-ico1Previsión

El primer paso es tener todos los materiales necesarios a disposición. Si en lugar de resolver cada envoltorio a las corridas y con lo que hay a mano cuando se concreta la venta, se planifica comprando de antemano las bolsas, cajas, cinta y demás utensilios necesarios, los resultados van a ser más prolijos y los despachos más veloces: un factor clave para tu reputación. Siendo previsores, no solamente se ahorra tiempo, también se puede ahorrar dinero, comprando en cantidad, ya sea en una papelera o a uno de los muchos proveedores dentro de Mercado Libre.

mide-ico2Requisitos técnicos

Tus paquetes van a recorrer muchos kilómetros, por eso es fundamental que el material que quede por fuera sea resistente. Evitá envolver los productos en papel, porque es muy probable que no resistan el viaje: las bolsas plásticas diseñadas para el e-commerce o el film stretch son mejores opciones. Podés comprar bolsas en nuestra Tienda Oficial de Mercado Envíos.

Si, en cambio, optás por una caja, asegurate de que sea lo suficientemente resistente como para soportar el peso de lo que tiene adentro y cerrala siempre con cinta de embalaje (la cinta de pintor o el piolín no cuentan como opciones seguras en este caso).

Tené en cuenta que los productos se mueven mucho adentro de la caja: para evitar golpes (¡sobre todo si es frágil!), completá los espacios libres con un relleno, como bollos de papel o plástico burbuja. Si lo que estás despachando es un líquido, entonces envolvé siempre el paquete con un material aislante, para evitar filtraciones.

Si en lugar de resolver cada envoltorio con lo que hay a mano cuando se concreta la venta, se planifica comprando de antemano todos los utensilios necesarios, los resultados van a ser más prolijos y los despachos más veloces.

mide-ico3Presentación

El paquete es el primer contacto que tiene el comprador con nuestro producto, y las primeras impresiones cuentan. No es un tema meramente estético: la presentación suma a la imagen de marca y, sobre todo, a la percepción de calidad. Si son buenas, esto incide directamente en el índice de recompra. Por eso, dedicarle un extra al embalaje es un detalle que reditúa. Buscar referencias o ideas en internet de cómo presentar los productos de forma agradable, siempre agrega valor. No es una cuestión de invertir mucho dinero: recursos sencillos como un lindo envoltorio, una etiqueta con un logo o un detalle original bastan para darle un diferencial.

mide-ico4Sustentabilidad

Un ítem no menor a la hora de armar los embalajes es tomar en consideración el impacto que éstos tendrán en el medio ambiente. Gestos tan simples como elegir materiales reciclables y biodegradables (reemplazar el telgopor por bollitos de papel reciclado, por ejemplo) y cuidar que las dimensiones del embalaje sean proporcionales al tamaño de lo que estamos despachando (para evitar el uso ineficiente de materiales), hacen una gran diferencia.

mide-ico4Etiquetado

La etiqueta es clave en el proceso logístico de despacho: tiene toda la información sobre el destinatario, y es la herramienta que permite seguir el recorrido del paquete.

Imprimí las etiquetas tal cual las ves cuando se descargan, sin modificar el tamaño. Asegurate de que la impresión sea nítida y de que esté pegada sin arrugas: así, no habrá problemas para escanear el código de barras.

Si tenés mucho caudal de ventas, una impresora térmica puede ser una buena inversión: imprimí a alta velocidad, directamente sobre un rollo de papel autoadhesivo. ¡Más práctico, imposible!

En caso de ya tener la impresora térmica, podés configurarla en tu cuenta de Mercado Libre, desde el menú de Mercado Envíos, dentro de Ventas. Allí se crearán dos tipos de archivo: un .txt por cada etiqueta, para mandar a imprimir directamente, y un segundo archivo con un resumen detallado de los números de seguimiento y la descripción de los productos.


trama cierre


¿Te sirvió esta nota? ¡Compartila ahora!